TITULARES

Tava ne



Ajepa nde, taku chévente péicha oñantoha. Ñande táva inete. Ymayte guive nigo opavave imandu´a Tava Paraguayre pe purahéicha "tus naranjos y tus flores..." ha ko´aga katu yty oñehetû oparupiete.
Realmente, de un tiempo a esta parte, vemos la inconciencia de los habitantes de la ciudad madre de ciudades, Asunción, hacen de la capital del país un basurero gigante. Las calles sucias y los ciudadanos arrojando basura por las calles. También se suma a esta situación la falta de basureros y la recolección de basura hecha a destiempo, lo que contribuye a esta vista sucia de la ciudad...
Vivimos en un basurero. Yo recuerdo que en tiempos de escuela (allá por los mil ochocientos jaja) nos enseñaban a cantar una trillada canción:
"Agua y jabón. Me lavo solito con agua y jabón. Me seco y me peino ¡ya se la lección! Mis dientes cepillo, las uñas me corto... ¡Que niño bonito!" 
Yo me pregunto, ¿qué es lo que enseñan en las escuelas actualmente? Si en pre-escolar o el jardín de infantes ya no tienen en cuenta este aspecto que debe formar de la cotidianeidad de todo niño. 
Desafortunadamente, los que aún mantenemos esta tradición de mantener limpio nuestro entorno, somos los que más sufrimos, porque somos los que enseñamos con nuestras acciones, juntamos la basura hasta encontrar un sitio donde arrojarlo o pedimos menos bolsitas de polietilenos en el super... ¿qué hacemos cuando vemos, gente en vehículos lujosos arrojar a la calle sus basuras, en el transporte publico de pasajeros o a cualquiera arrojar basura a la calle en cualquier momento? Lo mismo sucede en los sitios públicos y privados...
Toda esa basura causa un enorme problema en Asunción, la capital del país. Apenas llueve y se taponan todos -los pocos- desagües pluviales con que cuenta la ciudad y como si fuera poco, el olor nauseabundo, va apoderándose de todo nuestro entorno.
Yo recuerdo que cuando fui a Montevideo, los recolectores de basura, tiraban una rica fragancia a campo, lo que sustancialmente diferente es en Asunción, ya que siquiera se respeta los horarios de recolección o si aparecen a tiempo, "se olvidan" de llevar algunos paquetes. 
Aquellos inconscientes dueños de mascotas contribuyen con el horrendo olor de la ciudad... paseando a sus mascotas por las aceras de las casas sin tomar las debidas precauciones de limpieza e higiene; yo en particular ya tuve ciertos enfrentamientos con vecinos que vienen con sus mascotas a "dejarme el regalito" en la acera de la casa.
Y así... los ejemplos continúan ad infinitum al igual que la hediondez que tenemos que soportar los habitantes de esta bendita tierra "madre de ciudades" muy a pesar de nuestros esfuerzos por mantenerla limpia y contribuir con el slogan de la municipalidad, intentando crear la -imposible- Asunción verde. 

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ