TITULARES

Injusto




En Itaipú el precio y la deuda son injustos
Por: Ing. Ramón Montanía Fernández
En la gran central hidroeléctrica de Itaipú, la bicentenaria República del Paraguay es propietaria con Brasil, en condominio, por partes iguales; no solo de la energía que produce, sino también de los recursos hidráulicos que hacen posible esa gran producción. Los  US$ 360 millones que nos pagaran en concepto de compensación por cesión de energía; categóricamente  no es la compensación y mucho menos el precio justo que nos corresponde.

Deuda ilegal. La injusticia que comete Brasil contra nuestro país, incluso con la “conquista histórica del Gobierno de Fernando Lugo”, no se limita al irrisorio “precio o compensación” que nos pagan por nuestro excedente energético en al usina compartida que ronda los 36.000 GWh, sino también se relaciona con la vigencia de una deuda ilegal, cuyo saldo aún ronda los US$ 17 mil millones, pese a que la cantidad pagada por la entidad binacional a sus acreedoras brasileñas araña ya los US$ 33 mil millones.
Datos valiosos. El Congreso brasilero, en la sesión de aprobación de la Nota Reversal que multiplica por tres la fórmula de cálculo de la compensación paraguaya, además de resaltar los mitos de siempre como que en Itaipú, Brasil puso todo el dinero y nuestro país solo el agua, también escuchamos datos valiosos, como que el precio de la energía eléctrica, sin considerar picos, en el mercado brasileño ronda los US$ 80/MWh. Entonces, ¿recibimos de nuestro socio en Itaipú lo que nos corresponde, cuando por más de 36.000.000 de MWh, nos pagarías US$ 360 millones por año? Recordemos que ese monto, en definitiva, depende de la producción de la gran usina y de la cantidad que consuma nuestro mercado.
Cifra astronómica. Gleisi Hoffmann, la senadora del Partido de los Trabajadores (PT) que fundamentó la decisión de la mayoría de ese cuerpo legislativo de aprobar el mencionado instrumento diplomático, decía que el precio promedio de la energía en el mercado de su país era de 130 reales por MWh, o sea US$ 80 /MWh. Multipliquemos entonces 36.000.000 por 80 y descubriremos que según ese promedio el valor de la energía paraguaya en el mercado brasileño es de US$ 2.880.000. Multipliquemos también por US$ 300, que es la tarifa que cobró Brasil el año pasado a la hermana República del Oriental del Uruguay por la energía eléctrica que le exportó y las cifras se disparan incluso más allá de la barrera de los US$ 10 mil millones.
No es precio justo. Queda demostrado por ende que US$ 360 millones, nunca podría ser el precio justo que la República del Paraguay se merece en calidad propietario, en condominio, por partes iguales, de Itaipú.
Reclamo olvidado. El otro cuadrante de nuestras relaciones con la República Federativa del Brasil en el marco de Itaipú que sigue con muchas turbulencias es el de la deuda. A pesar de que en el pliego de reclamos de seis puntos entregado por este Gobierno a su par del Brasil en Agosto de 2008 figuraba en el tercer lugar, hoy puede decirse que fue “cajoneado”.
Deuda ilegal. Reiteramos que, a la fecha, la entidad binacional pagó a sus principales acreedoras: Eletrobrás y el Tesoro Brasileño alrededor de US$ 33 millones y que el saldo que reclaman rondan los US$ 17 mil millones. El punto 3 del pliego en cuestión: Revisión del pasivo de Itaipú. Disminución de la tasa de Eletrobrás, considerada incluso usuraria en el momento de su presentación. A la tasa usuraria debe añadirse el calificativo de ilegal, sencillamente por que su acumulación es la consecuencia de la aplicación de tarifas violatorias del Tratado, que beneficiaron principalmente a la Eletrobrás.
Tarifas ilegales. Los llamativos e injusto para nuestra República es que no solo el precio que le pagan por su excedente riñe con  cualquier concepto de equidad y justicia, sino también que la entidad binacional, de la cual forma parte, siga pagando la consecuencia de tarifas ilegales, que en definitiva fueron subsidios disfrazados que fueron aprovechados en más del 95% por el Brasil, cuyas facturas alcanzan inclusive al usuario paraguayo de la energía.
Justa compensación. Debe concluirse entonces que las futuras negociaciones, sea el gobierno que fuere, cualquiera sea el signo político o ideológico que enarbole, al reclamo de precio justo debe acompañar, en forma indispensable, la discusión de la deuda e incluso el de una justo compensación por tanto años de susidio, vía tarifa irreales a las empresas eléctricas brasileñas.
*Ing. Ramón Montanía, director de la revista MUNDO DE LA ELECTRICIDAD

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ