TITULARES

Maquinización de Presa Yguazú



Por Ing. Ernesto Samaniego
Analista de la revista Mundo de la Electricidad y
del programa radial “El sector eléctrico bajo la lupa”.

¿Qué hay detrás de la maquinización de la Presa Yguazú? ¿Por qué se insiste en realizar una obra que está demostrado fehacientemente que económicamente no es conveniente?

En 1997 el objetivo del proyecto era la de optimizar la generación de energía eléctrica para cubrir la demanda en el horario de punta del sistema, instalando máquinas generadoras en la Presa Yguazú, aprovechando así la caída de agua o salto disponible y el vertido de agua que se efectúa por su canal de drenaje a la represa Acaray, que se encuentra aguas abajo. La instalación de dos unidades de 100 MW c/u en la existente presa, le permitiría operar como central "de punta”.
En esa época la ANDE adquiría potencia de Itaipú, modalidad que determinaba elevados costos de energía para la demanda de "pico" que soportaba el Sistema Interconectado Nacional (SIN).
En 1997 se realizó la primera Licitación para la Maquinización de la presa con financiación privada, el costo estimado para la instalación de 190 MW era de 90 Millones de U$D teniendo un costo unitario de 475 U$D/kW. La inversión requerida estaría por debajo de lo que se necesitaría para la construcción de una nueva central de esa potencia. El costo unitario de la inversión sería bajo, dado que la presa de Yguazú ya está construida (no habría muchas modificaciones) y tan sólo se necesitaría construir la casa de máquina e instalar las turbinas hidráulicas y los generadores correspondientes.
Esta licitación fue declarada desierta debido a que fue cuestionada por la CGR. En año 1999 se hizo un ajuste al proyecto llevándolo a 200 MW y el presupuesto fue de 104 Millones de U$D, es decir 520 U$D/kW.
Actualmente el costo estimado sobrepasa los 360 millones de U$D, aunque en la realidad se tiene que la 1ª etapa costó US$ 5 millones (está concluida); la 2ª etapa fue cotizada en US$ 240 millones (según 2ª licitación); la 3ª etapa en US$ 161 millones (precio de la 1ª licitación 2 años atrás) y la 4ª etapa podría estar alrededor de US$ 50 millones, de acuerdo a publicaciones periodísticas. La consultoría fue adjudicada por US$ 25 millones. Es decir el costo de este “proyecto” podría rondar los US$ 480 millones. Otra cuestión sumamente importante que hay que tener en cuenta es que desde 2003 las condiciones de contratación del suministro de Itaipú han variado.
Como se puede observar en la figura, la ANDE contrata mucho menos que su demanda, la que es completada (además de Acaray y Yacyretá) con la energía secundaria de Itaipu, cuyo costo es de 5,70 U$D/MWh; dando un costo anual (2012) de energía generada más comprada de alrededor de 26 U$D/MWh.
Actualmente el costo de las centrales hidroeléctricas nuevas se valora entre 2.000 y 2.500 U$D/kW, la variación depende fundamentalmente de las obras civiles y de los “costos ambientales” y el costo de producción se estima entre 50 y 120 U$D/MWh y depende del Factor de Planta (FP) o Factor de Capacidad (FC) que relaciona la energía generada con la potencia instalada, a menor valor mayor costo. Para tener una idea de valores, el FP de Acaray es de 0,54 (aunque últimamente es menor), Yacyreta 0,73 e Itaipu por encima de 0,80 siendo su costo de producción en torno a los 40 U$D/MWh.
El costo final del proyecto de Iguazú posiblemente supere los 480 millones de U$D, es decir 2.200 U$D/kW instalado, igual al costo de una central nueva y su FP es menor a 0,2.
Con una primera estimación del costo del proyecto de 260 millones de U$D, de acuerdo a datos de la consultora, el costo de la energía generada, una vez transcurrido el período de gracias estaría entre 53 y 57 U$D/MWh. Si ahora el costo estimado está por encima de los 400 millones de U$D ¿Cuánto costará la energía generada?
Luego de 2023 el costo de producción de Itaipú y por ende su tarifa debería reducirse considerablemente por la cancelación de su deuda, ya que ahora las cargas financieras están alrededor del 60% del total. El Costo de la energía de ITAIPU después de 2023 posiblemente sea como máximo 15 U$D/MWh, por imposición de los brasileños (no por la calidad de nuestros “negociadores”), es sólo cuestión de analizar la política energética que está llevando a cabo el gobierno brasileño en el sector eléctrico para sacar esta conclusión. La disponibilidad de ANDE de la energía de Itaipu es de más de 45.000 GWh anuales; la producción de Iguazu estaría entorno a los 200 GWh anuales ¿Qué porcentaje representaría la producción de Iguazú? Ni el 0,5%
Posiblemente el endeudamiento por la obra de Iguazú sobrepase los 350 millones de U$D, la deuda a largo plazo de la ANDE es actualmente aproximadamente de 270 millones de U$D
¿Se necesario llevar la deuda a más del doble por una obra injustificable siendo que la prioridad de las inversiones de la ANDE está en transmisión y distribución y no en generación?
Si este Gobierno quiere un “nuevo rumbo”, como se promociona, debería suspender esta obra aunque se pierda lo ya gastado y se pague posibles penalizaciones, ya que prácticamente constituye una estafa al Estado paraguayo al estilo del recordado “empedrado chino”. Así como está planteada la cuestión, solo tendrían beneficios tangibles (y a corto plazo) los agentes de la “patria contratista” y sus “allegados”

FOTOS: ANDE | Urgente24
TEXTO: Revista Mundo de la Electricidad

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ