TITULARES

Polución




Ayer fue un día aciago para el común del pueblo. Todos los inconvenientes que puede llegar a generar la sola falta de unas líneas de transporte público de pasajeros. No queremos unirnos al descontento generalizado pero sí queremos hacernos eco de como nos sentimos ayer al medio día, en pleno paro, cuando caminábamos y hacíamos nuestra gestión por el micro centro de la ciudad de Asunción. 


Pensábamos que no volarían moscas en el centro de Asunción y fue así. Claro que el caos vehicular no se hizo esperar tanto a la hora de entrada como de salida de la capital. Pero vimos vehículos de todas layas, bicicletas, motocicletas y hasta cuaciclones que los trabajadores usaron para acercarse hasta sus puestos. 
Poco después del medio día, salimos a hacer un trámite que nos obligó a cruzar toda la ciudad y lo que nos permitió, sin querer, advertir que la ciudad estaba con cierta paz. Más allá de la gente que va y viene cruzándose a toda hora realizando sus tareas cotidianas, la tranquilidad era más que notoria. Se podría decir que "el ruido de la ciudad" se había quedado ocioso. 
Necesitábamos remarcar esta situación porque, muy a pesar de todo lo que el uso cotidiano del transporte público de pasajero conlleva, nos hemos percatado de que, bajo las condiciones pésimas en el que están trabajando, específicamente las mecánicas, a parte de contaminar el ambiente con sus colectivos chatarra y la emisión de humo negro, además contaminan el aire con sus ruidos molestos. 
Resultaba tan placentero "escuchar la ciudad" de un modo distinto, sin los molestos ruidos de las chatarras que recorren la ciudad, sean estas de uso privado o del transporte público de pasajeros. Eran música para los oidos el escuchar como suenan los murmullos de las personas, el viento entre los árboles al cruzar unas plazas que están alrededor del Panteón de los Héroes, el trinar de los pájaros y el aleteo de las palomas... 
Si bien es cierto que compromisos son deudas y se tienen que pagar, no todo lo sucedido el día del "paro de transportistas" fue negro. Para mí fue un poco más allá de los simples plagueos en las redes sociales, me dio la oportunidad de notar que aún la ciudad es bonita, alegre y agradable, que solo es cuestión de que las autoridades reorganicen la capital para obtener tan bellos e inesperados resultados. 
¿Alguna vez los colectiveros, con sus transportes chatarras, tendrán su parada solo bordeando la ciudad, para dar lugar a transportes turísticos, menos contaminantes, para que recorran la ciudad? Ese es mi sueño, que devolvamos a la madre de ciudades el mote que lleva desde antaño "la Divina Asunción".

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ