TITULARES

Moda



No es de ropa, del último modelo del móvil celular ni del calzado de tendencia, no, no es de ese tipo de modas que escribiré hoy. Existen varias tendencias, a nivel local y mundial, pero la fauna paraguaya se ha creado otra, tan peculiar por cierto.
Las cualidades de los últimos gobernantes no precisamente son la honestidad, el manejo sensato de la cosa pública y el uso decoroso de los bienes del estado. En vista a esta imagen, últimamente, se ha mostrado tan complaciente ante cualquier pedido, específicamente ante la solicitud de beneficios pecuniarios. 

Convocar a una huelga o manifestación para obtener beneficios de cualquier índole es lo más. Los transportistas, los empleados del estado, los médicos, los campesinos... todos han encontrado en esta acción el "nicho" que satisface todas las necesidades, aunque solo sean las necesidades de unos pocos... los dirigentes o sindicalistas por ejemplo y la de los empresarios también de paso.
El estado es muy complaciente. A pesar de no contar con recursos económicos suficientes, el estado cede ante las presiones de ciertos sectores y cede con mucha facilidad. Se firman acuerdos, acciones y plazos que en la gran mayoría de las veces no se cumplen y terminan siendo contraproducentes porque, al fin y al cabo, no se pueden cumplir con todas las exigencias de los sectores de la sociedad. Es necesario que el estado cuente con buenos negociadores celosos de la cosa pública, que defiendan los intereses del pueblo y por sobre todo, personas que velen por que los mandatos constitucionales se cumplan, que no agachen la cabeza tan fácilmente.
Se necesita ordenar la casa. La casa está sucia, empañada de corrupción a diestra y siniestra. Creo que el gobierno no puede mantenerse firme cuando surgen situaciones como estas porque no tiene la "capacidad moral" para afrontarlos. ¿Se teme que los trapitos sucios salgan a luz tal vez? ¿Hay un contubernio tácito entre los actores para la consecución de beneficios? ¿Se perderán votos por no complacer a ciertos sectores de la sociedad? Y los cuestionamientos pueden seguir ad infinitum...
Es preciso empezar ahora. Siempre que surgen preguntas como estas, inevitablemente aparece el término "SISTEMA" contra quién/quienes es difícil luchar, es difícil cambiar, no se puede hacer nada a corto tiempo, etc. etc. Vivimos escuchando las excusas de nuestros representantes, tratando de luchar contra este nefasto sistema, pero... ¿qué se hace para reducir -por lo menos, si no se puede erradicar- la corrupción? No se puede dejar para mañana lo que se debería hacer hoy. Ahora es el tiempo para empezar a dar el puntapié inicial a la lucha contra los malos hábitos.
Si no empezamos hoy ¿cuándo?

FOTOS: Internet.

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ