TITULARES

¿Manipulados?




De un tiempo a esta parte hemos sido testigos del deterioro de la imagen de la Policía Nacional. Hechos de corrupción, tráfico de drogas (en pequeñas y grandes cantidades), abuso de autoridad y disturbios en la vía pública son solo algunos ejemplos de las "cualidades" de nuestros agentes del orden.
"La prensa" se ha encargado de remarcar estas características y ha encontrado "una teta" de la cual mamar día a día en sus informativos locales. Claro, esto reduce costos a la hora de producir materiales informativos lo que propició el trabajo de "tembiguái" [vasallo] de los reporteros a la policía durante toda la noche. 
Hábil y sutilmente, el departamento de Relaciones Publicas de la Policía Nacional ha desviado la atención de las empresas de comunicación, ya que la noche y madrugada reflejaba fielmente el reporte de dicho departamento. Es decir, toda la tarea de la policía reflejada al día siguiente en el noticiero de todos los canales, aunque sea un caso aislado de accidente de motos (solamente del área del gran Asunción) una que otra riña familiar de la chacarita o algún barrio pobre de la ciudad y lo más importante de todo, la "captura" de micro traficantes de droga.
Creemos que esta manipulación a las empresas de comunicación, que resultó muy fácil y barato a la policía, se ha propiciado gracias a la falta de presupuesto de los medios para mantener su independencia informativa ya que sus móviles de cobertura nocturna no encontraron mejor nicho para la "información" quedándose apostados a la entrada del hospital de Emergencia Nacional. 
Los mass media deben tomarse un tiempo, de manera urgente, para rever sus contenidos. Aunque el gobierno no propicie una medida de regulación, aunque la ciudadanía no tenga la capacidad mínima para exigir programas de calidad, aunque les resulte más fácil a los "periodistas" realizar un trabajo de este tipo.
Nuestro discurso como comunicadores debería remarcar con mayor intensidad uno de los tres pilares fundamentales de todo medio: formar, informar y entretener. Con el afán de vender, la mayoría de los medios [empresas] se han quedado solo con la última función dejando de lado informar a las personas con respeto, responsabilidad y veracidad. Objetividad es mucho pedir. Pero sobre todo, es imperiosa la necesidad de formar opiniones en base a una información con las cualidades anteriormente mencionadas. 
La Policía Nacional está en su derecho de "limpiar su imagen" y las empresas de comunicación en ahorrar costos operativos, pero en el camino es importante recordar a quienes nos debemos como periodistas y comunicadores que abrazamos esta profesión: nuestras audiencias.
Finalmente, es importante remarcar la situación, que no sabemos si es una alianza tácita para desviar la atención de la gente o si es una falta total de preparación de los "periodistas" encargados de prensa de los medios. En todo caso, es de cuidado una u otra situación.
¿Usted qué cree? 

FOTOS: ICpy

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ