TITULARES

¿Quienes somos?




De un tiempo a esta parte, muy a pesar de la opinión que yo tenga sobre el derecho a voto de los paraguayos residentes en el extranjero, me he dado cuenta de como nuestra sociedad ha sido parte de un profundo cambio. Una mutación que no nos favorece para nada.
En post anteriores, me había hecho eco de fama que se mandaba el paraguayo de antes en el extranjero. De la honestidad, de nuestra fama de buena gente, trabajadora, de nuestra hospitalidad y nuestra cooperación para trabajar en equipo. De nuestra música, de nuestras tradiciones… de todo lo que el extranjero valora de nosotros.
Y los paraguayos residentes en el extranjero, sea por la causa que fuera su estadía allá lejos del país, sabe el reconocimiento que tenemos en el exterior. La persona que no sale de su país es el que aún atina a decir –muy desacertadamente- que los que osan salir del país a buscar mejores condiciones de vida para sobrevivir son un problema, una escoria… es aquella que todavía no sabe el valor de las necesidades extremas.
El país, va rumbo a una ekatombe. La cada vez más extendida indigencia, la mendicidad y la falta de oportunidades, tanto laborales como educativas, hacen que nuestra historia viva una muy dura realidad: “la migración”
No se sale del país por diversión. No se opta por esta –ultima- opción por deporte. No se vive las de Caín en tierras lejanas, extranjeras y extrañas porque se quiere. Una muy dura situación obliga a millones de compatriotas a emigrar, tanto a España, Argentina, Chile y hasta Brasil o  Estados Unidos, donde el idioma inclusive es totalmente extraño a nuestras culturas.
Solo me quería referir a aquellas personas que, bajo una excusa muy poco convincente, como la de “una manipulación política” puedan tener motivo suficiente para negar un derecho a quienes, como cualquier otro paraguayo, mueve el eje de la sobrevivencia en el país.
Yo sé, que se nota a leguas que deseo que todo paraguayo, que viva donde viva, sin distinción alguna, pueda gozar de plenas facultades a ejercer todo derecho, sea de la laya que sea. Pero no logro concebir, como otros paraguayos tienen la osadía de, libremente, bajo las excusas más inverosímiles, negarle un derecho a otro paraguayo.
Según la Constitución Nacional vigente, no existe paraguayos de primera, segunda o tercera clase, todos somos iguales, en dignidad y derechos. Todos tenemos –o deberíamos tener- la oportunidad de ejercer libremente nuestros derechos, lo que no nos exime de obligaciones ni responsabilidades.
Sé que existe una anarquía sin precedentes. Sé que el país cae a pedazos. Sé que vamos rumbo a la ruina. Pero sé también que muchos paraguayos, tanto aquellos que viven en el país como aquellos que están lejos, añoramos un país mejor; con un futuro con más igualdades de oportunidades para todos, con más oportunidades y accesos a diversos servicios y atenciones que nos merecemos por el simple hecho de ser paraguayos.
Que nuestro fanatismo político no nos cegue. Que nuestra ignorancia no sea más que nuestra solidaridad. Que un partido político aproveche la coyuntura para hacer campaña, no sea un obstáculo que nos haga comprender que los paraguayos que viven en el extranjero están cansados –también- de tanta aberración de toda índole en nuestro país, que tienen los ojos mucho más abiertos de aquel que reside ahora en el país y por sobre todo, que tienen una opinión mucho más crítica ante la situación que muchos de aquellos que desean privarles de un derecho, que por el simple hecho de ser paraguayos la tienen, estén donde estén.
Que el mundo siga teniendo una imagen solidaria, comprometida y responsable del paraguayo, es nuestra responsabilidad. Las cuitas políticas, las resolvemos luego.
No desaprovechemos esta brillante oportunidad que nos ofrece la democracia para seguir avanzando a causa de nuestro egoísmo. Es nuestro derecho. Es nuestro deber. El 9 de octubre, debemos demostrar que nuestros compatriotas que residen en el extranjero, también son importantes.
Yo digo que SI tienen derecho a votar, todos los paraguayos… ¡sin excepción!

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ