TITULARES

Trabajo Electrónico



Hayyyyy che dio! Jajaja. Empiezo así, re informal el post, pero me quiero referir a algo muy importante para mí, que siempre trabajo electrónicamente.
Tanto se habla de que hay que tener especial atención a la parte digital de la empresa, que se habla de CEO´s de GURUses de las Redes Sociales y expertos en toda materia virtual, las empresas contratan personas para “atender” estas necesidades y hasta se han creado cargos con suculentos sueldos para los responsables y con todo este “avance” me cuesta comprender como se van descuidando ciertos aspectos mínimos, detalles insignificantes que se deja pasar a menudo… con demasiada frecuencia diría yo.
Si bien es cierto que muchos consideran casi extinto al “mail” éste sigue siendo una de las herramientas más utilizadas para el intercambio de datos. Yo en particular lo uso mucho, demasiado. Es una forma en la que puedo documentar mis acciones, mi trabajo, el envío de datos y por sobre todas las cosas, facilitar el almacenamiento de los contenidos, productos y servicios que desarrollo.
El correo electrónico tiene múltiples y variadas herramientas que te permiten ordenar fácilmente todo el contenido que alzas a la net. Algunas propiedades elementales y otras poco ortodoxas como la de hacer copia oculta, configurar la prioridad o acuse de recibo. Allí mismo es donde quiero parar bruscamente “acuse de recibo”.
Tantas propuestas, envíos de presupuestos, datos y demás… pero lamentablemente el silencio es la respuesta. Una muy buena costumbre de las personas es el envío de respuestas automáticas, lo que nos da la certeza, por lo menos, que el mail ha llegado a destino, lo que no certifica la lectura del mismo tampoco, pero es un buen inicio.
Otra muy buena costumbre, sería la de responder personalmente cada mail recibido. He visto que los bancos de plaza son los pioneros en este caso. Donde no dejan un solo mail sin reporte y respuesta.
Lo mismo sucede con las solicitudes de empleo. He visto últimamente que en los avisos clasificados de los periódicos locales ya no colocan direcciones físicas para recurrir a ellos, sino que usan dirección virtual –correo electrónico- y me tocó usar varias de estas propuestas; lamentablemente no han dado señales de vida en la mayoría de los casos. No se tiene la certeza de que hayan llegado o no los datos. En el peor de los casos, siquiera están bien escritas las direcciones, tal vez. No se tiene certeza de ello.
El trabajo digital se encuentra en auge, especialmente aquí en el Gran Asunción y aunque incipiente aun, tiene mucho camino por recorrer. No utilizo carros digitales para la compra de productos y servicios, por lo que esa parte de la historia no me consta. Pero para el resto de las transacciones, me consta que aún las empresas nos tienen muy desatendidos o mal atendidos más bien.
En fin, no cuesta nada crearse ciertas costumbres a la hora de realizar trabajo virtual, responder correos o atender al cliente o recurrente. La imagen empresarial no solo están reducidas a las Redes Sociales [solo twitter o facebook, como es común en Paraguay cuando se habla de redes] sino que también en la medida en que están atendidos los clientes virtuales. No solo es una imagen mala la que se proyecta, sino también una desconfianza y hasta duda en la calidad del producto o servicio que ofrece la empresa en cuestión.
Así que amiga/o, si tiene a su cargo alguna de estas tareas, dígnese en tomarse un tiempo para responder a todos y cada uno de los que recurren a su empresa, un agradecimiento o un acuse de recibo “no cuesta nada pero vale mucho” como dice una máxima. 

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ