TITULARES

Expresiones



Después de un atento y hasta enriquecedor debate, anoche, la Cámara de Senadores del Vecino País ha aprobado el pago de las compensaciones por la energía eléctrica que el Brasil utiliza en la represa de Itaipu; y como era de esperarse, hoy empiezan las repercusiones y comentarios en todos los niveles. 
Tiempos no muy lejanos, en algún jurasiPOST, me había hecho eco de nuestra manera de debatir y de expresarnos. Quizá ahora, venga nuevamente a la memoria los argumentos que han impulsado aquel post, pero ya no quiero volver a llorar sobre la leche derramada. Tal vez sea el momento de revitalizar "la palabra" y por sobre todas las cosas revalorizarla. Como decía Margarita Mbywangi "para nosotros los Aché, la palabra vale; muy por el contrario de ustedes, los paraguayos, que la han relegado y hasta menospreciado". Comparto plenamente su opinión [ver audiovisual "Identidad y Espiritualidad de los pueblos Nativos del Paraguay, en la portada de este blog].
Ya me he quejado cuantiosamente del habla soez hasta en los medios de comunicación, cuyo uso denota nuestra paupérrima preparación y por sobre todo ignorancia en materia de dignificación de la palabra como comunicadores difusores de la palabra en su más atractiva forma. Pero, ¿qué motiva nuevamente la creación de este post?
Decía anteriormente, que las repercusiones sobre la "concesión" que ha dado el Brasil en el tema del tratado y las notas reversales a favor del Paraguay habrían de leerse hoy día; y no estamos lejos de eso. Vemos y leemos en los periódicos y las redes sociales la expresión de las personas, muchas a favor, otras en contra. Algunos ensalsando la labor del gobierno, otros minimizandola... simplemente hacen su trabajo, para lo que fueron electos, no es cosa de otro mundo. A lo que voy. Es la manera en que se expresan algunas personas. Tal vez me desenvuelva en un sub mundo en la net donde hay poca preparación educativa y escasa intelectualidad, pero me resulta sorpresiva las expresiones de ciertas personas que igualan a las demás por abajo. Me explico mejor. Las palabrotas, las mofas y los vejamenes en las expresiones no favorecen y menos aún enriquecen. Al debate se debe fortalecer con argumentos y aportes representativos al conocimiento. Si empezamos -y espero me disculpen la expresión- el puterío verbal. arremetiendo a diestra y siniestra contra los que no están de acuerdo con nosotros o no coinciden con nuestras opiniones, es igualarlas por abajo, innecesariamente caemos en la chavacanería, la bulgaridad y hasta osaría más "la ordinariez".
Hay estratos sociales. Existen espacios de debate. Cada uno en su sitio. Cada persona, en honor a la "libre expresión" puede osar expresarse como desee y otros se den la libertad hasta de leerlos y seguirlos. En todo eso estoy de acuerdo, en lo que no -y me quejaré siempre- es en la forma en que lo hacemos. 
Nuestras expresiones carecen de relevancia cuando utilizamos el habla soez y tiramos improperios a diestra y siniestra. Las mofas son de muy mal gusto y el debate pierde fuerza. Si deseamos cambiar lo que está a nuestro alrededor empecemos cambiando nosotros mismos. No pretendo que todo el mundo se convierta en un ángel y deje de hablar fuerte o expresar sus ideas, simplemente exijo respeto. Respeto a mi material de trabajo "la palabra". Respeto a las personas que nos leen a diario, sea un sitio privado o público; y por sobre todo, respeto a la dignidad humana. No me gustaría que todos regresemos a la era de los bárbaros, cuyas acciones bien conocemos. 
Dentro del margen del respeto, el Senado Brasileño, nos ha demostrado que la diversidad es buena, que la presentación de argumentos es valido y que lo bueno está en el debate y el discernimiento. Más allá del resultado arrojado en la sesión de anoche, lo importante es como han llegado a la conclusión y la concesión que hoy todos los paraguayos festejamos. 
Habría que copiar la diplomacia, el elegante uso de las palabras y la capacidad de tolerancia ante las adversidades. No creo que algún brasilero esté contento con estos dólares que vienen hacia este país mediterráneo, subindustrializado, tercermundista. Todo es cuestión de negociación y tolerancia mutua. Copiemos lo bueno.

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ