TITULARES

¿Bicentenario Joven?



La juventud, divino tesoro. Y es cierto. La juventud es el divino tesoro que está enterrado [plata yvyguy]. Y sigue enterrado. Enterrado en el desinterés de sus autoridades, en la desatención general a ese sector que ahora es botín político -nuevamente- para los partidos y sectores políticos [auto inscripción en el padrón electoral], en la manipulación de sus derechos y mala intención de sectores religiosos con pensamientos arcaicos y posiciones jurásicas que no permiten el desarrollo de la juventud.
Puedo hacerme eco de la falta de oportunidades de estudio, de la falta de trabajo, de las buenas condiciones laborales, de la falta de sitios de esparcimiento, de las negaciones en el ámbito de salud preventiva de los jóvenes, de muchos otros etc. más. Y ahora me ocupa la Convención Iberoamericana de los Derechos de la Juventud (CIDJ). Como norma internacional, jamás se superpondrá a la Constitución. Y como regulación de los derechos de los jóvenes no incita al "desvío sexual" tampoco cambia los límites de edad en los países suscriptores... Las argumentaciones de nuestros legisladores resulta muy "recurso´i" [falta de argumentación] ante lo que la Convención obliga a los países. 
Muchos dirán que es otra imposición de los organismos internacionales a favor de la "disgregación de la familia" promocionando la "homosexualidad" y el libre albedrío de los jóvenes para optar por el casamiento igualitario. Aquí el problema es fondo no de forma. 
Los jóvenes necesitan legislaciones, en sus países, que los ayude a desarrollar plenamente sus derechos, que les garantice el cumplimiento de las mismas y les ofrezca oportunidades de crecimiento emosional, personal y laboral. El gobierno -a través del congreso- teme a esto. Las iglesias y sectas cristianas temen eso. Porque muy en el fondo, saben que con esta norma, muchos jóvenes tendrán la libertad de expresar acontecimientos pasados que pueden  "herir susceptibilidades" en el seno de los religiosos y que se exponen a múltiples denuncias de abusos pederastas de los sacerdotes, pastores y cuanto otro dirigente eclesial que "oculta" su verdadera identidad bajo los mantos de la iglesia. El gobierno, en cambio, teme que con la CIDJ, los sectores involucrados tengan más fuerzas para exigir el cumplimiento de las obligaciones constitucionales a los jóvenes, quienes han sido abandonados desde épocas jurásicas. Se teme que con la CIDJ ya nadie vaya a cumplir el "servicio" militar y que los gastos se vean reducidos brutalmente, cosa que hasta ahora, ha ido en aumento. Se cree que va "afectar la unión familiar" que dios ha propiciado en las santas escrituras, y uno se pregunta, ¿cuál es la situación actual de las familias cristianas? Cada una puede responder. Los casos de pedofilia, son muy comunes también en el seno familiar.
Con este rechazo de la "HONORABLE" Cámara de Senadores a la Convención Iberoaméricana de los Derechos de la Juventud, en sinfonía con la "HONORABLE" Cámara de Diputados, queda demostrado el desinterés de los "representantes" del pueblo para solucionar -o simplemente "paliar"- la situación emergente de la juventud paraguaya abandonada. Abandonada a su suerte. Abandonada sin trabajo. Abandonada sin sitios de esparcimiento. Abandonada sin educación terciaria de calidad. Abandonada a su suerte...
Cualquier argumentación en contra de la CIDJ es un ATROPELLO MAS a los derechos constitucionales de los jóvenes. Todos los que no están a favor y callan, tienen la misma responsabilidad del que abiertamente se opone a ella. Con esta coyuntura, se deja entrever la falta de organización de los jóvenes, quienes por un lado, hartos de tanto pisoteo, ya no reaccionan ante este tipo de vejámenes y por otro, ya conocen su destino. Un nuevo "marzo paraguayo" ya no es la solución, vidas inocentes ya no vale perder para que los políticos de turno se vuelvan a "acomodar" gracias a las batallas de la juventud rezagada en todos los ámbitos. 
Esta situación, también denota la falta de "capacidad negociadora" de los organismos de juventud y representantes de los mismos en el gobierno. La incapacidad de "convencer" con argumentos válidos y realizar el "lobby" necesario, no fue suficiente. Quizá esta sea una lección más para los que tienen en sus manos la dirigencia juvenil en el sector gubernamental, cuyos representantes están en temas de "presupuestos", "festejos y vy´a guasu" o "sitios de esparcimiento" antes que en la ratificación de la CIDJ. 
Esta bofetada a la juventud no tiene precedentes. Se habla de la "juventud, presente y futuro del país" pero se les niega oportunidades. Este es el país que busca la reelección de sus gobernantes, que no piensan en su pueblo sino solo en sus respectivos bolsillos, que no buscan otra cosa mas que la "conversión" de pobres a "nuevos burgueses"... Solo es cuestión de mirar alrededor para notar la diferencia, entre lo que fue un antes y lo que es ahora. 
Este es el regalo "Bicentenario" que recibe la juventud de sus representantes, del gobierno. Ahora nos queda festejar, festejar un ¿Bicentenario Joven? 

Notas relacionadas: ABC ULTIMA HORAPARAGUAY JOVEN
Fotos: Internet.

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ