TITULARES

Violaciones



En el Paraguay, el estado asigna un presupuesto paupérrimo al desarrollo y mantenimiento de la educación. Esto se debe a múltiples y variados problemas, de índole político, a saber. 
De antaño, al Ministerio de Educación y Cultura (MEC) se lo ha tenido como el centro de las prevendas políticas muy al lado del Ministerio de Salud Pública, que también tiene su parte preponderante de participación en la "mala distribución" de los recursos del estado, pero ahora nos ocupa el MEC. 
Uno de los más graves problemas en el MEC es la instrucción de todo el profesorado. Incapaces de pasar un simple examen de competencia básica, lo que indica un alto nivel de analfabetismo funcional en la élit de los instructores de los niños y jóvenes paraguayos, lo que por ende, se refleja en la baja capacidad de razonamiento del la población. Situación ésta que -tácitamente- beneficia a los políticos de turno, que mantienen a la población ignorante, incapaz de cuestionar acciones, debatir o simplemente exigir sus derechos y por sobre todo, cumplir sus obligaciones. 
La infraestructura edilicia de todos los centros educativos del país se encuentran en un estado de precariedad, dejadez y ruinas alarmantes. En las últimas semanas, el mismo presidente "recomendaba" estudiar bajo los árboles, porque allí "también se aprende". 
Hoy, a dos meses del inicio de clases, obligados en todas las instituciones a iniciar tempraneramente, el MEC aún no ha hecho toda la distribución de los mal llamados "kits escolares" (que contienen útiles de muy mala calidad) a todos los niños del país. Como siempre, los pagos a proveedores ya se han hecho por adelantado y la entrega -entonces- se puede retrasar todo el tiempo que se pueda.
La cantidad de profesores que enseñan "ad honorem" en el interior del país especialmente no ha disminuido, es más, en estos últimos dos años han aumentado ante la constante preocupación de los habitantes -especialmente en zonas rurales- por la instrucción de sus niños.
La cantidad de empleados -nombrados o contratados- llegan a cifras altísimas, sin mencionar la asignación, los sobresueldos, las gratificaciones, seguros, vehículos, combustibles, guardaespaldas, etc., beneficios que solo algunos "amigos cercanos" pueden obtener. Otros en cambio, ya van tres meses de asignación que deben "tragarse" por conservar su puesto esperando a que el "bendito día del cobro" llegue y el sueño de pagar las cuentas se haga realidad.
La lista es interminable, por ejemplo, la arbitrariedad y facilidad con que otorgan licencias a nuevas facultades, la falsificación de notas, certificados de estudios, la corrupción administrativa interna y externa en la concesión de cargos, adquisición de bienes y servicios.
La acomodación de todos los "correlí" no es potestad exclusiva de los colorados, también es una practica constante en el gobierno actual, donde todas las acciones -y más desde este ministerio- tienden a una explicita politización, masificación y difusión de ciertos partidos que recién ahora aparecieron en la escena política del país. Y esperemos a ver la campaña que se van a formar desde el año entrante, donde ya se empieza una nueva carrera para la "reelección", cosa que lo veo improbable.
Pero la indignación colectiva no se reduce a lo material, a la corrupción o al prevendarismo político. Si se habla de derechos pisoteados y afectados, la situación cambia de mal a gravísimo. Para el "sistema" del cual el gobierno del cambio no se puede deshacer, es importante mantener ignorante a la población, porque así no se cuestiona, no se debate, no se conoce, no se reclama. 
Muy a diferencia de otras dictaduras, la -dictadura-paraguaya, ha tenido especial consideración a los intelectuales, que ha sido desde los inicios de nuestra generación uno de los mayores dilemas que el gobierno debía "atender", el resultado... los jóvenes, la mayor franja etaria del país, no conocen sus raíces, su historia, por cuanto "repiten los mismos errores".
La política inmediatista de los sucesivos gobiernos a partir de la dictadura, han creado la figura de "la transición" que no es mas que el espejito que venden a la ciudadanía para hacerles creer que existe un "camino al cambio" recodo que ya parece interminable por las sucesivas y repetitivas acciones -y más aún, inacciones- del gobierno ante sus niños y jóvenes. Facilitar internet a -muchos, no todos- los colegios del país no es más que una practica populista con el que se desea tapar el sol con un dedo. La tecnología en manos del ignorante es igual que una hoja de afeitar en las manos de un gorila. Con maestros incapaces de solucionar una simple ecuación de raiz cuadrada o redactar correctamente una oración simple, la tecnología "facilita" la practica de ciertas actitudes no tan limpias que digamos. Pasará lo mismo que pasó con las fotocopias en los colegios; nadie lee, nadie compra libros, todo se plagia. Con internet en los colegios el "copy + paste" jamás será tan cotizado como lo intentan hacer ahora. 
No se cumplen las tareas, se violan leyes. Desde el Ministerio de Educación de Paraguay se viola el derecho de los niños, jóvenes y ciudadanos en general, el mandato de la Constitución Nacional, que plantea la "Educación de Calidad gratuita para todos.
A tu criterio, ¿se cumple con el mandato de la Constitución Nacional? 

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ