TITULARES

¿Boicotear?



"Desconfía y Acertarás"
Esta es una de mis frases predilectas. Jamás estuvo tan de moda como en estos tiempos modernos. Las personas -individualistas a morir- se han encargado de no confiar siquiera en su sombra. Y esto sucede en todos los ámbitos de la vida, de la sociedad. En el trabajo, en la familia, en el deporte, en las tareas de las escuelas y colegios, en las instituciones públicas, en las organizaciones privadas... en todo.
Lamentablemente, esta idea de "desconfía y acertarás" aún no la usamos en nuestra cotidianidad cuando de consumir información se trata. Las grandes empresas de comunicación se han encargado de auto proclamarse dueños de la verdad y lo que es peor, nos lo creemos... estamos realmente mal. 

La relatividad y subjetividad ha tomado parte preponderante en nuestras vidas hasta el punto de que consumimos periodismo de suposición. Tanto en la radio, en la tv o en los medios escritos, se ha relativizado lo "realmente importante" [¿quién lo determina?] para anteponer sus intereses empresariales mezquinos. Quién no me crea que mire, lea o escuche los medios de comunicación locales [paraguayos]. La información que nos es bombardeada es la que para el resto del mundo no tiene importancia, tal es el caso de los litigios legales de la quiniela nacional, los telebingos, los aportes y subsidios de las binacionales [cuando se trata de contratos de la competencia del holding del medio del cual se habla] y un montón de etcéteras más que se puede notar a simple vista y oído. Lo peor de todo, es que nosotros -los simples mortales- hasta tomamos partido y prejuzgamos con toda entereza las "actualidades" de la agenda nacional.
En la rueda de las cosas, para que la estructura siga funcionando; es importante que tal o cual círculo siga estructurado y por sobre todo mantenido a costa de otros. Las soluciones "fantásticas" que ofrecen los bingos con sus sorteos automatizados [pre-estructurado para que solo caiga el premio mayor cada seis meses o cierto período] juega con la ilusión de las personas y por sobre todo [la parte más importante] con la necesidad de las personas, financiando así las multiempresas que día tras día van creciendo vertiginosamente, a niveles impensables. 
Las personas, que cuentan con muy escasa instrucción -incluyendo a sus profesores y maestros- son las que mantienen este sistema. No son capaces de analizar "la coyuntura" [vaya término argel que me niego rotundamente a usar, pero necesario para este párrafo] para asumir una postura critica ante los acontecimientos que les toca vivir y por sobre todo participar. No hay conciencia siquiera de la "democracia representativa" por lo que creen que no ir a votar es un castigo a la clase política que es una basura, llena de corrupción latente y creciente.
Para que todo este engranaje siga su curso normal y permita seguir con la maquinaria gigante de crecer a costilla de los otros [a través de los nuevos "nichos de negocio"] es importante que la gente siga sin instrucción, con necesidades y por sobre todo consumiendo las "nuevas necesidades" [léase cosas que no son necesarias para el sustento diario o simplemente tienen valor agregado: celulares de ultima generación, ropas de tal o cual marca, centros de compras específicos y viajes de toda laya, por citar las más preponderantes] como si fueran a no pertenecer a la sociedad que lo rodea si no lo poseen.
No es que desconfíe de todas las empresas de comunicación de nuestro medio, pero que tienen intereses mezquinos se puede notar a simple vista. Alguien en twitter sugirió "tampoco boicotear a los medios" y es cierto, pero es importante también que las personas tengan recursos y fuentes suficientemente certeras para crearse la opinión correcta sobre el acontecer nacional, sin intervención de adjetivos que califican o descalifican las situaciones, acciones y hasta realidades hasta tal punto de crear nuevos géneros periodísticos. 
Si boicotear significa criticar con fundamentos los conceptos de otros; si boicotear significa dar herramientas para que la gente piense un poco mas allá de lo que ve ante sus narices; si boicotear es opinar ante la "libertad de prensa" versus la "libertad de expresión", si boicotear es inducir a las personas a la instrucción, si boicotear es incitar a hurgar más datos... entonces sí, mi trabajo es boicotear.
Boicotear las estructuras que pone niveles [de acceso a información, de acceso a educación, de estratos sociales, de libertad de expresión], boicotear las ideas retrógradas que no nos permiten desarrollarnos como seres pensantes, boicotear a los mismos medios [algunos inclusive donde yo trabajo] con opiniones urticantes,  entonces supongo que soy un "boicoteador" oficial.
No dejemos que la instrucción se vaya de viaje. No la dejemos escapar. Es hora de dejar de pensar como país tercermundista [cosa que nos caracteriza y encima la tenemos muy arraigada] para poder empezar la nueva generación de jóvenes y personas pensantes. Y no solo personas pensantes, sino actuantes que puedan forjar con su trabajo -tanto intelectual como físico- un país mejor con menos desigualdades y mayores oportunidades de desarrollo para todos.
Todos estamos inmersos en este engranaje, tanto las personas comunes, los pensadores, los organismos públicos y privados. Mientras pensemos egoístamente, seguiremos viendo la apertura de nuevos "holdings de medios" "holding de supermercados" "holdings de tiendas" que acaparan nuestra atención y por sobre todo nuestros bolsillos aprovechándose de nuestra ignorancia, muchas veces voluntaria. 
Demasiada filosofía barata para una siesta de domingo muy placentera frente a la computadora. Pero no me retiro sin recalcar otra de mis frases predilectas, tomada [sin permiso] de un empresario de nuestro medio: "Lo imposible lo hacemos de inmediato, los milagros... tardan un poquito más". Muy buen domingo e inicio de semana.

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ