TITULARES

12.10.2010: "Legado"




La verdad que ayer me tomé un tiempo para ir a la plaza Uruguaya de Asunción. Decidí tomar unas fotos para "festejar" el día de la Hispanidad. Pero realmente me he quedado sin palabras, recién hoy decidí escribir algo para la bitácora.

Lo cierto y concreto es que justo, iba utilizar de nuevo la carita sucia de las personas, el aspecto zaparrastroso de otras y lo arapientos que andan por allí. Y me puso triste. Triste porque siempre uso a las personas, porque soy una basura intentando solidarizarme con estas personas a sabiendas que lo que estoy haciendo es denigrándolos aún más. Con mis fotos, lo que hacía era mostrar -supuestamente- la cara de la irresponsabilidad de las autoridades, de la falta de conciencia de la gente que tiene a su cargo "el poder" de cambiar las cosas; cuando que en cambio, lo que hago es juzgar a las personas por su aspecto y por su modus vivendus. Que triste... en verdad.

Y hoy amanecí con ese cargo de conciencia. Amanecí con el pesar de los pesares, con la rabieta de la impotencia ante tanta desconsideración de los que tienen a su cargo "velar por la ciudadanía". Ya han enrejado la plaza Italia, ahora no sabemos que los espera en la plaza Uruguaya -donde actualmente están [tirados] los nativos, esperando una respuesta a sus necesidades. 

Y con orgullo quería realizar una nota que tenía que ver con el "festejo del día de la hispanidad" pero viendo tanta necesidad, tanta dejadez, tanta... tanta... no puedo evitar que el corazón se me haga añicos. Unas lágrimas saltan cuando -yo aquí calentito en mi cama- puedo amanecer confortable y nuestros ancestros allá tirados en la plaza -que en cualquier momento hasta ese sitio se los negará. Si así actuamos con nuestros ancestros, ¿cómo actuaremos con nuestros sucesores?.

Y decidí mostrar la desidia, los arapos, la dejadez. Decidí que hoy, en vez de "festejar" me voy a "solidarizar" con estas personas, que no tienen nada -absolutamente nada- para vivir. Ni sus tierras para cultivar, ni su dignidad siquiera, que está a merced de los que nos formamos una opinión errónea al mirarlos desde afuera y al leer una nota de prensa. 

Cada tribu, cada etnia, tiene su modo de vida. Los que están en la plaza Uruguaya, necesitan sus tierras para ser libres, las necesitan para desarrollarse como personas, para seguir continuando su cultura. Y nosotros ¿qué hacemos? les quitamos todo, sus tierras, sus campos, su cultura y hasta su propia dignidad al dejarlos allí tirados a su suerte, a merced de la mendicidad y de medios de comunicación que aprovechan el día para mostrar lo que -realmente- es. 

Y decía que cada uno tiene su modo de vida, los que están en la plaza son los que viven en mayor contacto con la naturaleza, con la vida y su alrededor. Solo piden sus tierras y que se los dejen libres, como el viento, como su vida misma, ¿tanto es lo que piden?. 

Ya subiendo un poquito de la plaza Uruguaya, sobre calle Palma, encontramos a otros nativos que ya tuvieron que, de una u otra manera, dejar de lado su cultura y "urbanizarse" para poder sobrevivir. Vendiéndose a los turistas -en algunos casos su imagen para las fotografías, en otras sus niñas, como sucede en la terminal- o vendiendo su artesanía. Los ves siempre, allí tirados, en la calle, intentando sobrevivir... 

Todo depende del cristal con que se mire -he´i iñantejojekakue oiporuva- y de las personas que usan el cristal para mirarlos. De nosotros depende, no necesariamente ayudar con una bolsa de ropa, pan o comida, sino emplazando al gobierno que se creyó en un momento el "salvador del mundo" y que ahora ya se le escapa "todo" de las manos.

Este es el legado de la hispanidad: la dejadez, abandono y miseria para los antecesores, los nativos, los dueños de estas tierras guaraníes y que es peor, la indiferencia y desidia de las autoridades locales y nacionales que nada hacen para cambiar esta realidad.

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ