TITULARES

Día Internacional de la toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez




En la actualidad contamos en Paraguay con cerca de 500.000 personas adultas mayores con 60 años y más. La franja etaria de 50 a 59 años es de 488.000 y de 45 a 49 años ronda los 330.000 (DGEEC 2005). Esto significa que en el término de 10 años estaremos casi duplicando el número de personas mayores existentes y que dentro de 15 años tendremos cerca de 900.000 personas mayores que representarán aproximadamente el 12% de nuestra población, ingresando en los índices de países envejecidos. Envejecimiento que se está dando en el marco de un porcentaje elevado de pobreza, el 80% de nuestros adultos mayores no tienen ingresos. Estas cifras nos deben de llevar, como Estado y como sociedad, a  reflexionar sobre el rol que les damos a nuestros mayores, y como invertimos en el desarrollo de políticas y programas que permitan garantizar sus derechos, brindándoles mayor calidad de vida, respetando las leyes y la Constitución Nacional, base del fortalecimiento del Estado de Derecho.
 En este día debemos reflexionar, también, sobre los innumerables casos de abusos y maltratos que día a día se ejercen contra las personas mayores en nuestra sociedad y que tareas realizaremos para detenerlos, ya que los mismos, les ocasionan daños psíquicos, físicos, sociales y económicos de tal magnitud que merman su posibilidad de llevar una vida plena y con calidad, tornándola en un  período doloroso, sin derechos y sin dignidad.

El maltrato de las personas mayores se da, frecuentemente, porque no se entiende el proceso de envejecimiento y las necesidades particulares que surgen en esta etapa del ciclo de vida, que en el caso de personas mayores de menores recursos y económicamente dependientes, se expresa, especialmente, en la exclusión en la toma de decisiones, el no respeto por sus espacios personales y la no integración en las actividades familiares. La pérdida del poder como jefe de familia conlleva a sufrimiento y exclusión, que las generaciones más jóvenes no valoran, observando únicamente lo que ofrece la modernidad, quitando valor a todo lo anterior.

Son las mujeres mayores sobre todo de edad más avanzada las más proclives a ser maltratadas, y son los familiares, principalmente hijos e hijas a cargo del cuidado de las personas mayores los que más maltratan en el ámbito de las relaciones intrafamiliares. En el ámbito institucional público y privado, el personal de todo nivel maltrata porque, por un lado no es sensible con las personas mayores y por otro desconoce la normatividad que las protege y que ellos deben respetar y hacer respetar como servidores públicos. Y a la hora de diseñar políticas o programas, redactar leyes o reglamentarlas incurren en negligencia al ignorar a las personas mayores o no escucharlas.
  Los convocamos a unirse a esta campaña por la vida digna de las personas mayores,  a ponerse una cinta lila en el pecho, en la casa o en el auto y ayudarnos a sensibilizar a nuestra sociedad a cambiar de actitud hacia nuestros mayores y:

Recordar que han hecho todo lo posible e imposible por formar familias honestas, que han trabajado para brindar un futuro mejor, que el que han tenido ellos, a sus hijos y nietos, intentando darles estudio, profesiones  y  enseñanzas de vida, a partir de su ejemplo y esfuerzo, muy a pesar de las difíciles condiciones económicas que en su mayoría han tenido.

Respetarlos, ubicándolos en el lugar privilegiado que les corresponde en nuestra familia, escuchándolos y dándoles participación en las decisiones, brindándoles su espacio en la casa y entregándoles aunque sea parte del cariño con que ellos nos cuidaron.

Y principalmente garantizando sus derechos, cuidando desde los distintos ámbitos del Estado que sean respetados en su atención en los centros de asistencia a la salud, en el acceso a transportes, que no los maltraten en oficinas públicas o privadas, que existan condiciones de accesibilidad adecuadas en calles, señales de tránsito y edificios públicos. Que puedan contar con un ingreso que les permita la dignidad de la autonomía y la libertad de una vejez con calidad de vida.  

GRACIAS Jorge Quintas por la data.

J.edgardo lezcano b. | j.lezcano@hotmail.com 

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ