TITULARES

Reducir las horas de ¿trabajo?



¿Quién no ha sido víctima de un funcionario kaigué? ¿quién no ha visto la superpoblación de empleados en un box para una persona dentro de las instituciones publicas? ¿quién no ha visto funcionarios con el portanombres del revés para no identificarlos y realizar denuncias de mal tratos verbales? ¿quién no ha visto recorrer por toda la ciudad a funcionarios publicos recorrer en vehiculos del estado en plan de holgazanería? Miles de preguntas mas pueden realizarse pero con una sola explicación: "los funcionarios públicos son los que menos trabajan".
Toda esta introducción es para graficar el pedido de reducción de horas laborales de los funcionarios públicos. ¿Porqué deberían tener privilegios ante el resto de los trabajadores? ¿cuál es el derecho adquirido que dicen tener? Si fuera por ese motivo, el comun del pueblo que trabaja casi 20 horas diarias tendría su jubilación automática. Si fuera por los derechos adquiridos, los padres que trabajan mas tiempo que cualquier otro en la calle tendran aún mas "derechos adquiridos".
Yo no estoy en desacuerdo en que los funcionarios publicos trabajen las horas que se les ocurra, nadie está en oposición a que "regularicen" su calidad de holgazanes. Así que esta ley, lo único que va hacer es "legalizar" lo que se ve y se siente a simple vista o a simple trámite.
En donde si se debería tener un poco de cuidado es en el aspecto económico. Que cada uno tenga una asignación de acuerdo a la función que cumple, las tareas que desarrolla y el tiempo que trabaja. Aquí si me opongo a las arbitrariedades de las cuales estamos muy acostumbrados a asentir. El estado no tiene porqué pagar de mas a nadie, no tiene porqué cuidar la economía de sus funcionarios que no hacen mas que dar mala fama a los que verdaderamente trabajan.

Si se les concede tal privilegio, el estado debe ser capaz de demostrar cada dia mas eficiencia en sus oficinas, deben agilizar los trámites que hasta ahora están plagadas de pura burocracia, y como esto denota una erogación de mas para el estado, debe ver la forma de "deshacerse" de algunos para equilibrar los gastos.
Que el trabajo no los ahogue, pero tampoco pagar por servicios que no se prestan. La equidad en todos los ambitos es una forma de practicar democracia.
El gobierno, a través de sus representantes, deben garantizar -como dice la constitución- la igualdad de todos los paraguayos, en su amplia gama de necesidades, posibilades, derechos y obligaciones.
Que el cambio al cual el presidente LUGO dice pertenecer, no se empañe con una aceptación simple a este tipo de atrocidades cometidas a nivel parlamentario. Ojalá el presidente sea lo suficientemente sensato para pedir que se estudie el caso a fondo para dar una solución equilibrada al tema.

J. Edgardo Lezcano B. | j.lezcano@hotmail.com

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ