TITULARES

Desafíos



Gracias a la magia de la comunicación, hoy ya no escuchamos la radio. A través de las redes sociales "entramos a leer un rato" lo que pasa en el país y el mundo. La radio, para adecuarse a los nuevos tiempos debe aprovechar esta tendencia y hacer uso -no abuso- de las redes sociales para la masificación de contenidos. 

Las tendencias digitales y el vertiginoso avance de la tecnología han modificado nuestras actividades cotidianas. Las redes sociales han llamado nuestra atención marcando fuertemente su territorio y ocupando la mayor parte de nuestro tiempo. Si bien es cierto que la radio tiene a su favor el bajo costo y el fácil acceso a su señal por parte de sus interlocutores más lejanos, está luchando fuertemente para mantenerse viva al igual que la televisión analógica de aire. 
En nuestro país -Paraguay- la radio (ya sea en amplitud o frecuencia modulada) sigue siendo la fuente de información y entretenimiento de mayor alcance y penetración en los más recónditos sitios del país donde la televisión, internet ni la telefonía móvil tienen acceso masivo. 
Obviando el alcance de las ondas radiales y las limitaciones de conectividad con que cuenta la mayoría de los paraguayos y si tomamos como ejemplo la élite urbana, nos percatamos que hay cambios en la forma de escuchar la radio. Los oyentes ya no están las 24 horas del día pendientes del "que dirán" en la radio, sino que a cada tanto, revisa las RSS o las redes sociales y se suscriben a las actualizaciones noticiosas, musicales o de interés de cada uno. Es por eso que los medios de comunicación y en especial la radio, debe adecuarse al ritmo del avance tecnológico para estar a la altura de las circunstancias y de ese modo poder competir y por sobre todo mantener a los interlocutores pegados a sus contenidos.
En Paraguay, las estaciones de radio están muy al pendiente de que tal o cual agencia, a través de una encuesta denominada "minuto a minuto" les otorgue "puntos" de audiencia. Realmente no conocemos las condiciones ni la calidad de este tipo de mediciones, pero si sabemos que solo forma parte de un universo equis que es monitoreado a cada tanto por lo que, los resultados son muy sectorizados. Esta lectura es lo que pone en primer, segundo o tercer lugar a las radios, específicamente a las AM y son esos puntos de rating por la que la gran mayoría de las estaciones batallan.
Más allá de los puntos de rating, la globalización de las empresas de comunicación -esto muy pocos medios lo tienen en cuenta- hace que una sola figura esté en más de dos o tres medios de comunicación, que incluye radio, tv y prensa. Si salimos a la calle y escuchamos al común del pueblo podemos notar que es contraproducente, pero "es lo que hay" y lamentablemente, eso no figura en ninguna encuesta porque estas personas no están en "el universo" del monitoreo de tal o cual encuestadora.
Ahora el desafío es grande, en tiempos donde la información de la radio -y cualquier otro medio- busca a los espectadores, el modo de acercarse a ellos son las redes sociales. Se estima que en cinco a diez años más desaparecerá facebook -reina de las RS en nuestro país- y twitter está en las mismas, para entonces, se deberán encontrar nuevas formas de masificación, nuevas redes, nuevos métodos.
Por ahora, leer la radio a través de sus post en facebook o sus tuiteos en twitter es el común denominador. Lo que sobrevivirá a estas redes sociales son los sitios institucionales. Sostenemos que las redes sociales deben llevar al sitio oficial de la estación y no al revés, tal hemos observado en estos últimos tiempos. Para obtener este interés es importante que los medios tengan en cuenta, a la hora de pensar en la sustentabilidad del medio, en la estética y el contenido de su web institucional; dos aspectos esenciales que no se pueden separar.
Por último, remarcar el valor del contenido. No es lo mismo leer información de dos días atrás de un medio impreso (recordemos que los medios impresos cierran sus ediciones a las 17 hs del día anterior, lo que supone información del día anterior y parte del día de cierre) que crear el propio contenido; tampoco es lo mismo seguir la agenda de un medio (que generalmente es abc o ultimahora) que marcar presencia con agenda propia e introducir un tema de debate a la opinión publica. El monotema y la monoagenda está deteriorando bastante la imagen del periodismo nacional. 
La radio se resiste a desfallecer, si desea mantenerse a la vanguardia deberá reinventarse y buscar nuevas opciones para los retos tecnológicos de ultima generación. La tarea no es fácil, pero tampoco imposible. 

FOTO: Creative Commons

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ