TITULARES

Reguladas



Con argumentos sólidos se deberían reclamar derechos. En la Constitución Nacional [CN] nos garantizan el derecho a la salud, educación... servicios de calidad, etc., lo que nunca leemos o miramos siquiera, es la sección donde se expresan nuestras obligaciones.
Cuesta bastante al paraguayo exigir por los conductos que correspondan, siempre involucramos a terceras personas en nuestras actividades sindicalistas y los inconvenientes que ocasionamos con nuestras acciones son innumerables.
Ultimamente, tuvimos tres convocatorias a huelga. La primera, la de los conductores solicitando la ampliación de vida "útil" de las chatarras que usamos por transporte colectivo; la segunda, la de los usuarios, en reproche a la anterior y por último, la de los taxistas exigiendo que no se realicen las inspecciones de sus transportes "alternativos"[ahora tenemos una nueva, la de los empresarios]. Todas y cada una de ellas con serias falencias de forma y fondo, que valdría la pena analizar.
En la primera, siempre se "utiliza" para "apretar" al gobierno, a los usuarios [victimas constantes]. En la segunda, tenemos a los usuarios intentar prescindir de un servicio que les resulta -casi casi- imposible dejar de lado para cumplir con sus obligaciones diarias. En la tercera, pues evitar la inspección técnica o excusarse en el estado de las calles es una irresponsabilidad bárbara que -otra vez- recae en los usuarios, que nada tienen que ver en este circo. Lo mismo sucede con la "regulación en los horarios" del servicio de transporte público... El Estado por su parte, cediendo siempre a intereses de los empresarios -que son juez y parte a la vez- no busca soluciones a largo plazo -y menos a corto- para este sistema que resulta un bodrio para la sociedad en general.
Los intereses implicitos -secreto a voces- impiden al estado tomar una desición drástica para poner fin de una buena vez a este conflicto que parece juego de niños.
Hoy, a escasas semanas de los paros, los -pobres- usuarios siguen soportando las arbitrariedades de las personas, entes, organizaciones y empresas que no son capaces de poner las cartas sobre la mesa, debatir y consensuar. Los poderes económicos son mucho mas fuertes que los poderes del estado encargados de "velar" que la ciudadanía cuente con servicios públicos y privados de calidad.
Lo que no existe es -frase estereotipada- "voluntad política" para la solución de estos [y muchos otros] problemas -y empiezan las famosas sartas de preguntas- ¿quién no ha participado de uno o muchos accidentes en los transportes colectivos causados por desperfectos técnicos? ¿quién no ha visto la contaminación que éstos buses chatarras causan? ¿quién no ha solicitado un servicio de taxi y le vino una chatarra que cobra más caro sin acondicionador de aire, chofer vistiendo saparastrozamente y con todo el tapizado roto?
Todo recae sobre los usuarios, que tienen que pagar el "pato" de la irresponsabilidad de los choferes, la falta de ética empresarial y la ineptitud de los gobernantes de turno. ¿Cúando van a regular con los reclamos a costilla de los "usuarios"?

Sobre Juan Edgardo Lezcano

Facilitador de Talleres de Comunicación y TIC´s. Fundador de LEZCORP y Director de Editorial de Medios, Publicidad y Eventos. En twitter @edLEZ